Baños Turcos

También llamado hammam (baño en árabe), se practica desde hace milenios. Se trata de un baño de calor húmedo en el que la temperatura no es uniforme; en el suelo hay entre 20 y 25 grados, a metro y medio unos 40 grados y  50 grados a la altura de la cabeza. Además tiene una humedad relativa del 99% que produce la clásica “niebla”.
En estos habitáculos el calor se genera gracias al agua caliente que circula a través de cañerías y radiadores ubicados en las paredes de las salas.
Esta terapia de calor húmedo permite alcanzar un estado físico y psíquico especial caracterizado por la desintoxicación general del organismo, depuración de la piel y distensión muscular que proporciona gran serenidad y placer, produciendo a su vez un beneficioso efecto anti-estrés.

Baño turco hombre: $8.000

Baño turco Mujer: $7.000

No requiere reserva de hora
Sin limitación de horario
13:00 a 21:00 Hrs.

* Uso obligatorio de gorra de baño
* Levar Candado

Requiere reserva de hora
10:30 a 21:00 Hrs.

Sauna

El sauna se caracteriza por un calor seco que oscila entre 80°C y 100°C y una humedad relativa muy baja, que no llega al 15%. Los baños de sauna se toman en cuartos herméticos de madera, con gradas para poder descansar-cuanto más arriba, más calor-, en lo que la temperatura se obtiene calentando dentro de un receptáculo piedras no areniscas que, alimentadas por unas resistencias eléctricas, llegan a la incandescencia.

Sauna hombre: $8.000

Sauna Mujer: $7.000

Beneficios terapéuticos de los baños turcos y sauna

  • Ayuda a retardar el proceso de envejecimiento de la piel. Con la dilatación de los poros de la piel permite una limpieza profunda y duradera que deja la epidermis lisa y aterciopelada.
  • Relaja el sistema nervioso, por lo tanto tiene resultados muy beneficiosos para todas las personas que sufren de estrés, ansiedad, insomnio, depresión, etc.
  • Elimina toxinas y minerales pesados. Se ha comprobado que además de expulsar toxinas, los baños de vapor, y particularmente el sauna puede llegar a eliminar ciertos minerales como el plomo, uno de los más pesados.
  • Alivio de dolor: la combinación de calor corporal, mejoría de la circulación, emisiones de endorfinas y calentamiento de las articulaciones rígidas, alivia el dolor y las molestias. Beneficioso en caso de torceduras, neuralgias, espasmos musculares, rigidez articular y en general dolencias óseo-musculares.
  • Mejora en el sistema respiratorio (faringitis y bronquitis) , en especial a fumadores y personas con problemas de expectoración.
  • Prepara el cuerpo para otros tratamientos terapéuticos y estéticos, el estado de la piel y de los músculos es ideal para someterse a una sesión de masaje o a cualquier tratamiento que incluya la aplicación de algún tipo de productos.

CONTRAINDICACIONES

La alta temperatura a la que se somete al cuerpo hace que el ritmo cardiaco se llegue a duplicar, pasando de 70 a 140 pulsaciones por minuto.

  • Esto hace que el sauna y el baño turco estén contraindicados para ancianos, embarazadas y personas con problemas de salud (hipertensión, cardiopatías).
  • Se desaconsejan a quienes padecen problemas de presión o a quien presenta problemas de venas varicosas.
  • Contraindicados para quienes sufren de dermatitis o problemas de vasodilatación.
  • También deben evitarlo las personas que padecen una enfermedad bronquial severa, epilepsia, anorexia o cólicos renales.